Ir al contenido principal

CRITICA & PASIÓN

                          

                      Instructivo de Sócrates

-Sócrates, ¡Maestro! -Exclamo agitado...
-Tengo que contarle algo. Un amigo suyo estuvo hablando mal de Usted.
- Un momento -respondió Sócrates.
-Antes de que me lo cuentes, me gustaría hacerte un test. El de los tres tamices.

– ¿Los tres tamices?– Sí, efectivamente, – continuó Sócrates – antes de contar cualquier cosa sobre los otros, es bueno tomarse el tiempo de filtrar lo que se quiere decir, o sea pasarlo por tres tamices. Lo llamo el test de los tres tamices. El primer tamiz es la verdad. ¿Has comprobado si lo que escuchaste y me cuentas es verdad?– No… Solo intento repetir lo que he oído decir en otro lado…– Muy bien. Así que no sabes si es la verdad. Continuamos con el segundo tamiz, el de la bondad. Lo que quieres decirme sobre mi amigo, ¿es algo bueno?– Ah no! Por el contrario, es algo malo.– Entonces – continuó Sócrates – quieres contarme cosas malas acerca de él y ni siquiera estás seguro de que son verdaderas. Tal vez aún puedes pasar la ùltima prueba, la del tercer tamiz, el de la utilidad. ¿Es útil que yo sepa qué habría dicho o hecho este amigo?– No, para nada, es verdad.– Entonces – concluye Sócrates – finalmente lo que querías contarme no es ni cierto, ni bueno, ni útil. ¿Por qué querías decírmelo y por qué querría yo saberlo? Mejor, olvídalo aquí mismo.

                                     ------------------------



  ¿Que acentúa un movimiento de creer y estar?, la verdadera historia de una manera de pensar, de sentir, una manera de alcanzar retos y averiguar si puedes conseguir. Es la artimaña de la normalidad, la sencillez, en un estatus de proponerse zonas inexplorables,  perseverancia conocer y explorar conocimientos de uno mismo. Es probarse, es intentar hacer lo que uno debe hacer consigo mismo, es un verdadero sentido del simbolismo, de aceptación en el sufrimiento de lo perdido. Es creer, es sentir.

           Cuando la gente, supone saber, que es lo mejor para ti, que es lo que te gusta y lo que no, cuando cree entender, cuando dice saber mas de ti que tu mismo... cuando te ponen en un pedestal o te tiran al vacío, con un simple hecho al unisono del caminar, te van descubriendo los pies, juzgando sin conocimiento de lo que vemos. 
        Chisme, un antiguo coloquio de lo que desean los demás,  mas antiguo que el alma y mas banal que la jerga... pero en realidad afecta a pordioseros y ricos, quien pierde sentido de un sublime aguacero por percibir, inquirir a lo verdadero que hay en uno, que futuro artista puede impedido triunfar sin la severidad de la tertulia que comunica con  el acento de lo servido en la mesa.

       Que malgama de sensibilidades es un antesala de lo que rompe y rasga, perdiendo la compostura de lo  verdadero y lo simple, artista o no, siente una forma de vivir, que con verdadera forma, respira en un síntoma del verdadero yo.
       Que palabras sin contraste, intervienen en cualquier cultura envenenada de jocosas y  extremas ternuras, de la verdad en una esencia que dilata la evidencia, para el corrillo de un tormento, que despilfarra la tarde en unas mantecosas y una copita de licor, un verdadero momento sin ambición ni poder, sentir y vivir en esas canciones, que el cancionero saltaba sin cesar, tardes que abruman la armonía en un ir y venir de arte y canciones, no validas en  verdad.

        La vida, en fruto del momento, un yo, como mirando de una manera que nuestros ancestros nos permitan la intención de un verdadero sentimiento y la creencia de que algo esta en el aire que brota en sensaciones, canciones y rituales llenan el alma de esas letras con una música que deriva a la verdad.

         Un espacio del desahogo, en una lucha por sentir y querer vivir. Tu sitio y tu verdad, quieres hacer lo que te dicta tu yo, siendo tu y tu verdadera esencia, la que te guia, y no sabes mas que lo poco que puedes leer, las ramificaciones del cerebro se llena de cortocircuitos enredándolo todo,  el esfuerzo te emana de un aglomerado de datos intangibles.

         Dixlesicaloca en torbellinos aprendidos de averiguar entre lineas, puedes ver, es lo que el espíritu del caminar, salpicando. Avanza!!! escuchas.. y tu dices si.. quieres... preguntas, donde doy el siguiente paso? es fácil fuera de la ventana, ignorar el interior apresurado de un aprendizaje, que se apelotona en miles de intenciones, buscando la manera de hacer de los pasos y crear el aprendizaje, hasta que otro venga a ayudarme a leer bien.
        Que la intención de un paso hasta el otro, leer entender lo leído, es verdadero lo que uno inspira los retos, que en consonancia son para probarse a uno mismo, no? Pues mi mente provoca los cortocircuitos, ramificaciones en sentimientos, si soy yo y mi búsqueda, si soy yo y mi pensamiento, si soy yo y mi cansancio... pero es el alma que grita mira, un poco mas... el sueño, que en el corazón anda. 
         Como la historia de aquella chica que trabaja en un supermercado en el puesto de cajera,vivía día tras día, en su puesto, lo hacia a la perfección, atendía a los cliente con atención y paciencia, pero la infelicidad llenaba sus vida, miraba y miraba al frente suyo, al otro lado del recinto y veía el puesto de la carnicería, su mercancía expuesta en el mostrador, ella le quería estar en aquel puesto, deseaba ser carnicera, cuando tenia oportunidad, se ha cercaba y miraba al dependiente como diseccionaba las ternera con una maestría inmejorable, sacaba las partes como si desencajara un puzzle, luego envolvía  cada pieza con un film transparente  y la exponía en el mostrador. Eso le encantaba, suspiraba, y ajando la cabeza... se daba la vuelta e iba a su puesto, pasaban los días y de lejos ella miraba el carnicero como en su ajetreo meneaba la carne la exponía en el mostrador con gran mimo... ella deseaba ser carnicera.  Un día se atrevió a decirle al carnicero, que quería ser carnicera... 
  - tu, me ensenarías?le dijo la chica al carnicero. El dependiente, soltó un seco y tosco... 
  - No. Tu no puedes ser carnicera. 
  - Por que? le pregunto la chica, 
  -porque tu eres cajera. Ella sin entender esa respuesta, se volvió cabizbaja a su puesto de trabajo... al día siguiente otra vez fue al puesto del carnicero, y le dijo... 
  - Yo quiero ser carnicera, es lo que verdaderamente amo hacer... me ensañarías? 
  - No. Le volvió a contestar tajante el carnicero. 
  -Y porque no? si yo quiero aprender...
  - Tu no puedes aprender porque eres cajera...  en esto se pasaron unos meses y todos los días se acercaba al puesto y le hacia la misma pregunta y el carnicero le daba la misma respuesta. Después de tanto insistir, un día el carnicero le dijo mostrándole el cuchillo...
  - Toma, ahora eres carnicera. Pero si no se... enseñarme. 
  - No, no querías ser carnicera? ahí tienes una ternera deshuesa la. Se quito el delantal y se fue. 
  - La cajera asustada, emocionada, y con un terrible miedo, empezó a descuartizar la ternera, buscando las vetas intentando recordar las veces que había visto al carnicero hacer eso, empezó a cortarse, se le escapaba el cuchillo, un corte, otro..., tenia las manos llenas de rajas que le dolían, tanto que no podía cerrar las manos, pero siguió en su trabajo durante horas, mal formando la carne, inventando nuevas partes que en ningún momento se semejaban a su forma real.  El carnicero volvió, y vio que tenia todo el mostrador lleno, había deshuesado toda la ternera, había envuelto la piezas  y las había colocado estratejicamente en el mostrador, no se sabia cual era cual pero se descubría el gran trabajo que había desarrollado, el carnicero asombrado porque no se lo esperaba, vio a la cajera con las manos llenas de sangre que se mezclaba con la de la ternera, y en sus ojos una luz que nunca le había visto. En un intento banal de parecer frío, dijo... 
   - Ves? por eso no puedes ser carnicera.
Se dio media vuelta y se marcho, emocionado por lo que había hecho la muchacha.


                                                                                                          MariKarmen

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aburrida

Yo, en un ser un estilo propio de crear, sentir y amar en una conversación contigo mismo y el estilo de querer acabar con todo...
   Si el amor de todo lo que tenemos es solo una esperanza.
   Decir te quiero, en el sentimiento un circulo como un vientre vivo que te engendra la vida de vida.
   Y el fin cuando llega esta el estilo de la verdad. Contando que el esfuerzo es sinónimo de trabajo y el trabajo estilo de vida para sobrevivir, pero en relación con el trabajo esta la pasión por el motivo de una motivación y un estilo propio, que con relación a la emoción prospera en nuestras mentes.    La acción de la pasión por el trabajo o en detrimento de una acción que nos requiera querer hacer algo en si..    La pasión por una acción que nos requiere una elevada conciencia de la acción.    Que cuestión más propicia de la variedad en la dosis de nuestra canción interior.    Que es, la verdadera energía que nos motiva, eso, y la pasión, que con una motivación adecuada puede generar al…

... SOMOS

El ser humano, hombre, el resultado de una evolución al nivel mas alto de la complejidad alcanzando las primeras posiciones en la escala evolutiva. Seres pluricelulares caracterizadas por su longevidad.
Ademas de estas señas de identidad, propia, podemos establecer que cuenta con otras que lo definen por completo y que lo diferencia del resto. Somos solo una fusión de células que al fundirse se convierte en moléculas, blastocelos, cigotos, lo que sea... es sin ningún propósito claro, pero cuando esto llega a ser, es por que se trata de un nuevo ser en potencia, de algo mas que perfecto.

Nacimiento de un ser, con la medida de sus partes y funciones ya completas y a punto de estrenar.
Es algo que piensa, algo que imagina que siente que quiere, atribuye al pensamiento en los caracteres de una nueva sustancia, haciendo del yo pienso, caracterizado con una sustancia pensante, contenido mental al que Descartes llamaba ideas. El estudio del resultado de la deducción es estar seguro de la ex…

El CAMINO

Exito: Resultado feliz.

"Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas".
Albert Einstein

Vives una vida, tranquila, cómoda, sin complicaciones, ni nada que puedan perjudicar ese confort.
Vives como en un invernadero, una planta que protegida del aire, lluvia y frío, crece en un aire viciado.

Es lo cómodo, la seguridad de una inseguridad que atonta el ser y la vida te envuelve como una planta carnívora que te va engulliendo poco a poco, sin que se note. Tu mente genera esa espesa sustancia que te inhabilita para generar ideas, vivir grandes experiencias y sentirte genuina.

Te vuelves ignorante he ingenuamente feliz, en esa infelicidad de no sentirse capaz. Esa sustancia que aumenta en tu cerebro, muy poco a poco, te va haciendo gris, te crea una sensación, parecida a la que produce engancharse a una droga durante años. Al principio te sientes fuerte, el mejor y mas feliz, luego con el tiempo te van dando, bajones y sientes que te esta haci…